La deducción del inquilino en IRPF por alquiler de vivienda habitual puede obtenerse por dos vías. Una estatal (que dependerá del nivel de renta del inquilino) y otra de la correspondiente comunidad autónoma.

Lo establecido en el presente artículo tiene vigencia para contratos de arrendamiento que entraron en vigor como muy tarde el 31 de Diciembre de 2014.

No tiene que ver que el contrato esté en periodo de duración pactada o ya haya entrado en vigor alguna prórroga. Por tanto, lo necesario es que el contrato entrase en vigor antes del 1 de enero de 2015.

Además de ser un contarto anterior a 2015, para tener derecho a la deducción es también necesario que el inquilino hubiese tenido derecho a deducción por alquiler de vivienda habitual en 2014 (no importa que hubiera deducido finalmente o no, pero se requiere que hubiese tenido derecho a deducción en 2014).

Si el contrato entró en vigor tras el 1 de Enero de 2015, el inquilino no tiene derecho a deducción estatal, aunque seguramete su comunidad autónoma le permita una deducción autonómica, tal como indico al final del post.

CONTRATOS ANTERIORES A 31-12-2014

Cuando un inquilino cumple los requisitos que establece la ley, puede deducir en su declaración de la renta una parte de las cantidades que ha pagado a lo largo del año en concepto de alquiler de su vivienda habitual. Esta deducción se compone de dos tramos. Uno estatal y otro autonómico, que son compatibles entre si, pero siempre y cuando se cumplan los requisitos exigidos por cada normativa.

Deducción estatal

El artículo 68 de la Ley sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (LIRPF) establece en su número 7 lo siguiente:

Deducción por alquiler de la vivienda habitual.

Los contribuyentes cuya base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales podrán deducirse el 10,05 por ciento de las cantidades satisfechas en el período impositivo por el alquiler de su vivienda habitual. La base máxima de esta deducción será de:

  • Cuando la base imponible sea igual o inferior a 17.707,20 euros anuales: 9.040 euros anuales.
  • Cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707,20 y 24.107,20 euros anuales: 9.040 euros menos el resultado de multiplicar por 1,4125 la diferencia entre la base imponible y 17.707,20 euros anuales”.

Desmenuzando este precepto de la LIRPF vemos que sólo podrán deducir en la declaración de la renta, por las rentas pagadas por el alquiler de vivienda habitual, los inquilinos cuya base imponible sea inferior a 24.107,20€. Si se supera esta cantidad, ya sea en tributación individual o conjunta, no habrá derecho a la deducción por el alquiler de vivienda habitual.

Así, si nuestra base imponible es igual o inferior a 24.107,20€ tendremos que ver, a su vez, ante cuál de las dos siguientes opciones nos encontramos:

  1. La primera es que si nuestra base imponible es igual o inferior a 17.707,20€ anuales, entonces la base máxima fijada para aplicarle el porcentaje a deducir (10,05%) va a ser 9040€(*)
  2. La segunda opción es que la base imponible de nuestra declaración de la renta se encuentre entre los 17.707,20€ y los 24.107,20€. En este caso hay que afinar un poquito más las cuentas, ya que el límite máximo al que vamos a aplicar el tipo del 10,05% va a ser el resultado de la siguiente operación: 9040-[1,4125x(base imponible-17.707,20)].

(*) El límite máximo de 9040€ de la primera opción y del que resulte de la operación matemática de la segunda opción es, como su nombre indica, un límite máximo. Por tanto, el 10,05% se va a aplicar a las cantidades pagadas anualmente en concepto de renta por el inquilino, teniendo en cuenta que la base a la que vamos a aplicar el porcentaje de desgravación nunca podrá superar los límites máximos que he mencionado.

Finalmente, siempre que se cumplan los requisitos anteriores, se aplicará el 10,05% a la cantidad de renta que el inquilino ha pagado a lo largo del año (sin superar los máximos establecidos) y esa será la cantidad que se puede deducir por alquiler de vivienda habitual en la declaración de la renta.

En la declaración de la renta, el inquilino tendrá que poner el NIF del arrendador y la suma total abonada en concepto de renta al arrendador a lo largo del periodo impositivo.

Se pondrán las cantidades satisfechas con derecho a deducción (si las rentas pagadas en el periodo impositivo superan los máximos que hemos mencionado, entonces habrá que poner el máximo que corresponda de los dos que hemos visto). Es muy importante tener en cuenta que se podrán añadir las sumas pagadas por el inquilino en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles y en concepto de gastos de comunidad, según Consulta Vinculante de la dirección General de Tributos V-1481 de fecha 29 de junio de 2010.

A continuación calcularemos el 10,05% de la cantidad resultante y del total que salga ponemos el 50% en la casilla 507 y el otro 50% en la casilla 508.

La deducción estatal no podrán realizarla los inquilinos del País Vasco y de Navarra.

Ejemplo de deducción estatal

Laura es una joven de 28 años con una Base Imponible de 16.000 euros. Paga un alquiler mensual de 400 euros (4.800 euros/año).

En este caso, al ser su base imponible inferior a 17.707,20 euros, la deducción que le corresponde será:

4800 x 10,05% = 482,40 euros.

En caso de que su base imponible hubiera sido de, por ejemplo, 18.000 euros (cifra que se encuentra comprendida entre 17.707,20 euros y 24.107,20 euros), entonces habría que calcular la Base máxima a la que aplicar el 10,05%. La obtenemos así:

9040 – [1,4125 x (18.000 – 17.707,20)] = 8.626,42 euros (es la base máxima a la que aplicar el 10,05%)

Como las rentas pagadas por Laura no alcanzan esa base máxima, dado que ha pagado en el año 4.800 euros, entonces el 10,05% se va a aplicar directamente sobre las rentas pagadas por Laura durante el año, es decir, la deducción será la misma que en el caso anterior:

4.800 x 10,05% = 482,40 euros.

Deducción autonómica

Además de la deducción estatal, cada comunidad autónoma puede establecer sus propias deducciones, estableciendo los requisitos que considere oportunos.

Uno de los requisitos que casi todas las CCAA establecen es que el arrendador haya depositado la fianza en el organismo correspondiente de la CCAA. En caso de que el arrendador no quiera depositar la fianza y el inquilino resulte perjudicado por ello (no puede acceder a la deducción), te recomiendo seguir los pasos que he incluido en el post Deducción por alquiler vs depósito de la fianza.

Puedes conocer aquí las condiciones necesarias para acceder a la deducción por alquiler de vivienda habitual en las siguientes Comunidades:

Andalucía

Castilla La Mancha

Castilla y León

Cataluña

Comunidad Valenciana

Extremadura

Madrid (Comunidad de)

CONTRATOS POSTERIORES AL 1-1-2015

Para contratos de arrndamiento posteriores al 1 de Enero de 2015, no tiene operatividad la deducción estatal, dado que el número 48 del artículo primero de la Ley 26/2014 elimina a partir de 2015 el articulo 68 de la ley 35/2006 del IRPF, es decir, elimina dicha deducción para el inquilino.

Sin embargo, esta eliminación no impide que los inquilinos puedan seguir disfrutando de las deducciones que cada comunidad autónoma ofrezca. Para saber si una comunidad autónoma ofrece dichas deducciones en contratos de arrendamiento posteriores al 1 de enero de 2015, entra en el enlace de tu comunidad autónoma de los indicados justo arriba.

Si crees que esta información te ha sido útil TE PEDIMOS UN FAVOR. Puedes contribuir a que también resulte útil a tus contactos compartiéndola a través de los botones sociales 😉

No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.

Deducción del inquilino en IRPF por alquiler de vivienda