El inventario es un documento que detalla, en los contratos de viviendas o locales amueblados, los bienes que se ceden al inquilino junto con el inmueble arrendado. El inventario en el contrato de arrendamiento vincula a las partes siempre que esté firmado.

Cuando un arrendador alquila a un inquilino un bien inmueble, está cediendo el uso y disfrute de dicho inmueble. Sin embargo, el arrendador e inquilino pueden acordar que, junto con el inmueble, se cedan otros elementos llamados “bienes muebles” y que van incluidos en la renta pactada.

Por otro lado sabemos que la fianza que el inquilino presta al arrendador es para responder del cumplimiento de sus obligaciones económicas (renta, suministros, etc) y, en lo que aquí nos interesa, del estado de conservación tanto del bien inmueble como de los bienes muebles que se han cedido al inquilino.

Así, un inventario, en el ámbito de los arrendamientos urbanos, es un documento en el que el arrendador establece una relación de los bienes muebles que ha cedido al inquilino junto con el inmueble arrendado.

Una primera finalidad del inventario es servir de guía a las partes sobre los bienes muebles que se han cedido, así como del estado de conservación de dichos bienes en el momento en que fueron cedidos.

Sin embargo, la finalidad principal que se persigue al inventariar es servir de prueba en caso de conflicto entre las partes.

Así, dado que una de las finalidades del inventario es tener carácter probatorio, este documento debe cumplir una serie de requisitos:

  • Debe mencionar el contrato de arrendamiento del cual forma parte en forma, generalmente, de anexo. Para ello, mencionará el nombre y apellidos del arrendador y del inquilino, así como la dirección del inmueble arrendado.
  • Debe estar firmado por ambas partes. En realidad, para que tenga efectos probatorios basta con que esté firmado por la parte contraria a quien pretende hacerlo valer.
  • Debe estar firmado en todas sus páginas.

Otras características y utilidades del inventario son:

  • Cada vez es mas frecuente acompañar un reportaje fotográfico que ilustre el listado de bienes muebles del inventario. Con ello se podrá apreciar con mayor facilidad el estado de conservación de cada elemento.
  • También es recomendable dejar constancia de las condiciones de uso de determinados elementos del inmueble. Por ejemplo, en un cuarto de baño sin ventilación sería sería aconsejable por parte del arrendador dejar constancia de que es recomendable mantener la puerta abierta o entornada para evitar que la condensación del vapor deteriore la pintura del techo. Son condiciones de uso para un adecuado uso y conservación de los elementos y para, incluso, exhimir de responsabilidad al arrendador ante un mal uso.
  • También es muy útil incluir el coste de los bienes inventariados.
  • Igualmente es útil inventariar los elementos por dependencias, dado que al finalizar el contrato pudiera ocurrir que cada mueble estuviera en dependencias totalmente distintas a donde estaban inicialmente, lo que supondría un coste para el arrendador tener que reponer cada mueble al lugar donde estaban inicialmente.
  • Como he indicado, el inventario forma parte del contrato de arrendamiento. Normalmente forma parte de él a través de un anexo, es decir, un documento aparte en el que se hace mención de que forma parte del contrato de arrendamiento. Por lo tanto, debe firmarse en el mismo momento en que se firma el contrato de arrendamiento, pudiendo dar lugar a problemas su firma en cualquier otro momento.

El inventario es un documento clave para el arrendador. Sin un buen inventario tendrá muy complicado poder reclamar a su inquilino ya no sólo el deterioro de los elementos cedidos, sino la existencia de los propios elementos. Se podría decir que si un bien no esta inventariado es cono si no se hubiera cedido al inquilino, con lo que la reclamación de este elemento por parte del arrendador se torna complicadísima.

En cambio, si el inventario esta correctamente realizado, no habrá mas que confrontar el estado del inmueble al momento de la finalización del contrato con el estado que presentaban los bienes a la hora de realizar el inventario. Entonces será mucho más fácil poder reclamar por parte del arrendador, o poder defenderse el inquilino de reclamaciones infundadas del arrendador.

Si crees que esta información te ha sido útil TE PEDIMOS UN FAVOR. Puedes contribuir a que también resulte útil a tus contactos compartiéndola a través de los botones sociales 😉

No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.