Las multas o sanciones en materia de certificado de eficiencia energética o por no tener el certificado de eficiencia energética se regulan en la Ley 8/2013 de 26 de Junio de 2013, y parten de una sanción mínima de 300 euros en el caso de las infracciones leves.

Tal y como expliqué en el post ¿Es obligatorio el certificado de eficiencia energética en el alquiler?, los propietarios de viviendas deben obtener el certificado de eficiencia energética si desean poner su vivienda en arrendamiento. Se trata de una materia regulada en el Real decreto 235/2013 de 5 de abril.

Decreto 235/2013

El artículo 18 del Decreto 235/2013 que regula todo lo relacionado con el certificado de eficiencia energética (CEE) viene a decir que, con carácter general, el incumplimiento de las normas contenidas en ese Real Decreto será considerado en todo caso como infracción. Y dice a continuación que dichas infracciones serán sancionadas de acuerdo con lo dispuesto con las leyes y normas que resulten de aplicación.

Bien, pues en materia de infracciones y sanciones es la Ley 8/2013 de 26 de Junio la que se ocupa de esta materia.

Ley 8/2013

La Disposición Adicional Tercera de la Ley 8/2013 regula las infracciones en materia de certificación energética.

Y la Disposición Adicional Cuarta de la Ley 8/2013 regula las sanciones que corresponden a esas infracciones.

Infracciones

La Disposición Adicional Tercera de la Ley 8/2013 divide las infracciones en materia de certificación energética en muy graves, graves y leves.

Por lo que respecta a las infracciones que puedan afectar al propietario del inmueble tenemos las siguientes.

Infracciones muy graves:

  • Dar a conocer al público, a la hora de publicitar el alquiler de la vivienda, una calificación energética que no esté respaldada por un CEE que esté en vigor y debidamente registrado.
  • Falsear la información del CEE
  • Serán infracciones muy graves las que sean catalogadas como infracciones graves cuando durante los tres años anteriores a cometer la infracción grave hubiera sido impuesta al infractor una sanción firme por el mismo tipo de infracción (es decir, por la misma tipología de infracción grave).

Infracciones graves

  • Alquilar un inmueble sin que el arrendador entregue el CEE (válido, registrado y en vigor) al arrendatario o inquilino.
  • No presentar el CEE ante el órgano competente de la Comunidad Autónoma correspondiente para que sea registrado.
  • Exhibir una etiqueta energética que no se corresponda con la que efectivamente corresponde al inmueble.
  • Serán infracciones graves las que sean catalogadas como infracciones leves si durante el año anterior a cometer la infracción leve hubiera sido impuesta al infractor una sanción firme por el mismo tipo de infracción (es decir, por la misma tipología de infracción leve).

Infracciones leves

  • Publicitar el alquiler de un inmueble que deba tener un CEE sin mencionar la calificación que tiene en materia de eficiencia energética.
  • No exhibir la etiqueta de eficiencia energética en los casos en que resulte obligatorio.
  • No renovar o actualizar el CEE cuando ello sea obligatorio.
  • Exhibir la etiqueta energética sin el formato y contenido legalmente establecido.
  • Cualquier acción u omisión que, aunque no aparezca en la lista de infracciones muy graves, graves o leves, vulnere lo establecido en materia de certificación energética.

Sanciones

La Disposición Adicional Cuarta de la Ley 8/2013 establece las sanciones que corresponden a los distintos tipos de infracciones que hemos visto. De esta forma, tenemos las siguientes sanciones:

  • Sanciones para infracciones muy graves: multa de 1001€ a 6000€.
  • Sanciones para infracciones graves: multa de 601€ a 1000€.
  • Sanciones para infracciones leves: multa de 300€ a 600€.

Además de las multas mencionadas, cuando el beneficio obtenido por el infractor por la infracción cometida sea superior al importe de la sanción que le hubiera correspondido, la sanción que le va a corresponder será una multa equivalente al beneficio obtenido.