El Poder General para Pleitos es un documento emitido por un Notario o por un funcionario del juzgado mediante el que el titular del bien jurídico otorga poderes a un procurador para que le represente y actúe en su nombre ante los juzgados y tribunales.

Si bien este blog está especializado en materia de arrendamientos urbanos, lo explicado en este post es tan válido para inquilinos, arrendadores, desahucios por impago de alquiler, etc., así como para el resto de disciplinas jurídicas.

Concepto de Poder General para Pleitos

Un Poder para pleitos es un documento mediante el que el titular del bien jurídico autoriza a un procurador para actuar, ante los tribunales, en nombre y representación de quien otorga el Poder.

El Poder es necesario porque en muy pocos procedimientos judiciales puede actuar directamente el interesado. Es decir, en la gran mayoría de los casos el interesado no puede participar por sí mismo en un procedimiento judicial y lo tiene que hacer a través de procurador. Únicamente en los casos expuestos en el artículo 23 de la Ley de Enjuiciamiento Civil no habrá obligación de que estos profesionales participen. Por tanto, de ahí viene la obligación de tener que apoderar a un procurador.

En los casos en que no es necesaria la participación de procurador entonces el interesado puede acudir por sí mismo al proceso judicial, aunque si lo prefiere puede otorgar Poder general para pleitos a favor de un procurador para que éste le represente en el proceso. Destacar que en este caso por lo general los gastos en que incurre el interesado por la contratación del procurador (y del abogado) no los recuperará, ya que los ha contratado voluntariamente. Esto es así salvo algunas excepciones.

El procurador (y los abogados, si se incluyen en el poder) es el “apoderado”, y la persona que otorga el Poder es el “poderdante”.

Tipos de Poder

Esencialmente existen dos tipos de poderes generales para pleitos:

  • Poder notarial: en la práctica es el más frecuente. Tiene un coste que ronda los 45 euros y es el Notario el que da validez al documento. Puede ser otorgado por cualquier notario de España y en el extranjero puede otorgarse en las embajadas españolas.
  • Poder Apud Acta: esta modalidad es gratuita y consiste en acudir al juzgado en lugar de a la notaría, para que sea un funcionario judicial y no el notario el que emita el Poder a favor del procurador designado.

Para otorgar un tipo u otro de Poder, es necesario el DNI de la persona que lo otorga si se trata de una persona física. Y en caso de que quien otorga el Poder sea una persona jurídica, su representante deberá acudir a la notaría o juzgado provisto de su DNI y de la escritura en la que se concede al representante dicha representación de esa persona jurídica.

Así, el notario o el funcionario del juzgado garantizan que las personas que han acudido físicamente a otorgar el Poder son las mismas que aparecen en dicho Poder.

Qué facultades otorga el Poder al procurador?

El Poder para pleitos es, como he dicho, un documento.

Este documento faculta al procurador a realizar todos los actos que habitualmente requiere un procedimiento judicial, tales como la presentación de la demanda, la contestación a la demanda si eres el demandado, interposición de recursos, petición de subasta de bienes embargados, etc.

El Poder debe ser entregado al procurador a quien se le otorga la representación.

Una vez que se presenta una demanda, ésta debe llevar en el encabezado el nombre del procurador a quien se ha apoderado y junto a la demanda debe presentarse precisamente el Poder que se ha entregado al procurador. De este modo en el juzgado tienen constancia de que el procurador que representa en el pleito al interesado es su verdadero representante.

Duración del Poder

El Poder para pleitos otorgado por Notario tiene carácter indefinido. Por lo tanto, las personas apoderada podrán representar al interesado indefinidamente en el tiempo para realizar las funciones concedidas en el Poder.

Por lo tanto, quien otorgó el Poder deberá revocarlo para que éste pierda sus efectos. De este modo se conseguirá que el procurador apoderado ya no pueda seguir representando a quien lo otorgó. La revocación o anulación del Poder puede realizarse en cualquier notaría del país.

En cuanto al Poder solicitado en el juzgado, es válido únicamente para el pleito actual y no para los futuros.

Si crees que esta información te ha sido útil TE PEDIMOS UN FAVOR. Puedes contribuir a que también resulte útil a tus contactos compartiéndola a través de los botones sociales
No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.