Cuestiones como si es legal que recaiga sobre el inquilino o arrendatario la obligación de asumir los costes de un nuevo contador de luz o agua son las que más dudas generan en materia de arrendamientos.

Se trata de una cuestión muy controvertida por no estar regulada en la Ley de arrendamientos urbanos (LAU). La LAU establece que los consumos de los suministros recibidos en la vivienda que lleven contador individual serán a cargo del inquilino. Sin embargo, a pesar de lo tajante del artículo 20.3 LAU, sería perfectamente válido una cláusula en el contrato que establezca que el responsable es el arrendador. Pero en cuanto a todo lo que es necesario hacer antes de recibir el suministro (firmar el contrato de suministro y, en su caso, poner el contador) no dice nada la LAU.

Por tanto, al no regularlo la LAU ni ninguna otra ley, es una materia que se deja a la libre voluntad de las partes. Así, si hay que firmar un contrato de suministro o hay que poner contador, habrán de ponerse de acuerdo las partes en cuanto a nombre de quién irán estos elementos. Las consecuencias de que el titular del contrato de suministro sea el inquilino o el arrendador son muy distintas. En principio la empresa suministradora va a conceder el alta (y va a instalar el contador) a nombre de cualquier interesado que aporte título para ocupar la vivienda, es decir, o al inquilino con el correspondiente contrato de arrendamiento, o al propietario. Es, por tanto, perfectamente legal que el arrendador no quiera realizar estas acciones y las deje en manos del inquilino, incluyendo el coste de las mismas.

  • Si el titular del contrato es el arrendador, éste será el responsable de pago ante la empresa suministradora. Puede el arrendador trasladar la responsabilidad de pago al inquilino a través de cláusula en el contrato de arrendamiento, pero éste es un acuerdo privado que en nada afecta al contrato que han firmado el propietario con la suministradora. Así, en el caso de que el inquilino no le pague al arrendador el consumo, podrá éste reclamar incluso judicialmente al inquilino lo impagado, pero el responsable último del pago ante la suministradora es el propietario. Así, si el arrendador deja de pagar, la suministradora cortará el suministro.
  • Si el titular del contrato es el inquilino, éste será el responsable de pago ante la empresa suministradora. Por lo que cualquier incumplimiento de pago supondrá el corte en el suministro y la suministradora sólo podrá reclamar la duda al inquilino, y nunca al arrendador, pues no es parte del contrato de suministro.

En caso de que la intención del arrendador sea desentenderse de este tema, lo más conveniente es dejar claro en el contrato que es el inquilino el obligado a realizar los contratos necesarios para recibir suministros, así como a asumir los costes que dichas gestiones supongan e igualmente a tramitar y costear la baja en los mismos.

Si crees que esta información te ha sido útil TE PEDIMOS UN FAVOR. Puedes contribuir a que también resulte útil a tus contactos compartiéndola a través de los botones sociales 😉

No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.

Quién paga el contador y el alta en suministros en el alquiler