Sobre quién paga el IBI en el alquiler (el Impuesto de Bienes Inmuebles, o también conocido como la Contribución) nos lo deja muy claro el artículo 20.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

LA NORMA GENERAL

Según este artículo, si no se pacta por escrito que lo pague el inquilino, siempre tendrá que pagarlo el propietario. Así pues, partimos de que la norma general es que este impuesto lo tiene que pagar el propietario, puesto que es un impuesto que recae sobre la vivienda, y la vivienda es del propietario, no del inquilino.

LA EXCEPCIÓN

Ahora bien, esta es la norma general. Sin embargo, el artículo 20.1 de la LAU nos dice que como excepción a esa norma general, las dos partes implicadas en el contrato de arrendamiento pueden pactar que sea el inquilino-arrendador quien pague el IBI. Y añade el artículo que ese pacto tiene que ser por escrito, es decir, si no está por escrito el inquilino siempre podrá decir, si llegara el caso de ir a juicio por este motivo, que al no estar este pacto por escrito él no tiene la obligación de cumplir este pacto.

Este pacto, además, se puede celebrar en cualquier momento de la relación contractual y no necesariamente al principio.

El mismo artículo señala que aunque se pacte por escrito que sea el inquilino quien pague este impuesto, el responsable del pago ante la Administración sigue siendo el propietario. Esto quiere decir que en caso de pacto para que pague el IBI en inquilino, éste está obligado a pagar el recibo (en la forma acordada, es decir, anualmente, mensualmente, etc), pero no está obligado a pagar las sanciones que la Administración haya impuesto al propietario por impago, por retrasos, etc.

Dos cosas más

Primero. Al igual que es posible que pague este impuesto el inquilino, también es posible que ambas partes compartan el pago al 50% o a cualquier otro porcentaje que quieran pactar (siempre por escrito). Basta con que el propietario presente el recibo al inquilino y éste abone la cantidad que hubieran pactado.

Segundo. De haberse pactado que el inquilino pague el IBI o una parte de él, esta cantidad pasa a ser “cantidad asimilada a la renta” es decir, que pasa automáticamente a ser causa de resolución del contrato si el inquilino no cumple con su parte y, por lo tanto, causa de desahucio del inquilino del artículo 27 de la LAU.

Pues esto es todo lo que os podemos contar sobre quién paga el IBI en el alquiler.

Si crees que esta información te ha sido útil TE PEDIMOS UN FAVOR. Puedes contribuir a que también resulte útil a tus contactos compartiéndola a través de los botones sociales 😉

No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.