La subrogación en arrendamientos de vivienda de renta antigua (alquileres de viviendas anteriores al 9 de Mayo de 1985) será válida si cumple los requisitos exigidos en el artículo 16.3 de la ley de arrendamientos urbanos de 1994.

La Ley de arrendamientos urbanos vigente (la de 1994) regula principalmente los contratos que se celebraron con posterioridad al 1 de Enero de 1995.

Sin embargo, cuando esta LAU entró en vigor (el 1 de Enero de 1995), existían muchísimos contratos de arrendamiento que se habían celebrados antes de esa fecha.

Y algo había que hacer con estos contratos…

Para ello, la LAU del 94 contiene varias Disposiciones Transitorias que se ocupan de los contratos que ya se habían celebrado antes del 1 de Enero de 1995.

Disposición transitoria 2ª

En concreto, es la Disposición transitoria 2ª (DT 2ª) de la LAU del 94 la que se ocupa de qué debe hacerse con los contratos de alquiler de renta antigua (los celebrados antes del 9 de Mayo de 1985).

Esta DT. 2ª establece dos normas:

  • El principio general es que esos contratos tienen que respetar lo que diga la propia DT. 2ª de la LAU del 94.
  • En caso de que la DT. 2ª de la LAU del 94 no solucione la controversia que tengamos entre manos, entonces se seguirá aplicando a ese contrato la LAU del 64.

Por lo tanto, en primer lugar tendremos que acudir a lo que dice la DT. 2ª de la LAU del 94 para ver si dice algo en materia de subrogación en contratos de renta antigua.

Y resulta que en la materia de la que tratamos (subrogación), el número 9 de la DT. 2ª establece unas normas muy concretas sobre qué debe tenerse en cuenta en materia de subrogación.

En concreto, establece el párrafo tercero del número 9 de la DT. 2ª que “Serán de aplicación a la subrogación por causa de muerte regulada en los apartados 4 a 7 anteriores, las disposiciones sobre procedimiento y orden de prelación establecidas en el artículo 16 de la presenta ley”.

Por lo tanto, la DT. 2ª LAU 94 nos dice que esta materia (subrogaciones de viviendas de renta antigua) se va a solucionar según las normas recogidas en el artículo 16 LAU 94.

Eduardo ¿Y qué es lo que dice el artículo 16 de la LAU 94?

Pues se trata de un artículo muy claro.

El artículo 16.3 LAU 94 establece literalmente que “El arrendamiento e extinguirá si en el plazo de tres meses desde la muerte del arrendatario el arrendador no recibe notificación por escrito del hecho del fallecimiento, con certificado registral de defunción, y de la identidad del subrogado, indicando su parentesco con el fallecido y ofreciendo, en su caso, un principio de prueba de que cumple los requisitos legales para subrogarse…”.

Conclusión

Por lo tanto, tras todo lo visto, se puede concluir que cuando fallezca el arrendatario o inquilino después del 1 de Enero de 1995, el arrendador podrá pedir la extinción del contrato de arrendamiento de vivienda de renta antigua si en los 3 meses siguientes al fallecimiento, las personas con derecho a subrogarse (cónyuge o descendientes) no notificaron correctamente, tal y como exige el artículo 16 LAU del 94, el fallecimiento del arrendatario y su intención de subrogarse en el contrato.

Jurisprudencia

Lo expuesto en el artículo 16 LAU 94 es consolidado por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

En concreto, la Sentencia del Tribunal Supremo de 30-5-2012 viene a establecer que para que se produzca la subrogación en los arrendamientos de vivienda celebrados bajo vigencia de la LAU del 64, es imprescindible que se cumplan los requisitos exigidos en el artículo 16 de la LAU del 94, por así mandarlo la DT. 2ª de la LAU del 94.

Si crees que esta información te ha sido útil TE PIDO UN FAVOR. Puedes contribuir a que también resulte útil a tus contactos compartiéndola a través de los botones sociales 😉

No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.