Blog

Todo sobre arrendamientos y desahucios

Casa recuperada en Petrer y genial en Arganda

Publicado el

Hoy es 30 de enero de 2024 y a medio día ya se habían dado dos buenas noticias, que paso a contarte.

Súper acuerdo en Arganda del Rey

Bueno, la verdad es que hemos llegado a un acuerdo buenísimo para mi clienta, pero al mismo tiempo me da rabia no haber celebrado el juicio porque lo había preparado con tanto esmero y con tanta confianza que me da rabia que no se haya podido celebrar.

Pero lo primero es lo primero, y la celebración del juicio era un riesgo para mi clienta.

Resulta que en junio de 2023 puse una demanda de desahucio por impago de tres mensualidades de renta en Arganda del Rey.

Cada mensualidad es de 1.000 euros, por lo que reclamé el desahucio y 3.000 euros.

Los inquilinos se opusieron a la demanda, y decían que no solo no debían 3.000 euros, sino que habían pagado dos meses de más. Es decir, que en junio habían pagado todas las mensualidades y, también, julio y agosto. No hay quien se lo crea.

Pero lo peor de todo es que entre los documentos que presentaron como justificantes de pago metieron dos recibos con la supuesta firma de la propietaria, falsificados. Es decir, la propietaria nunca recibió esos 2.000 euros.

Además, mi clienta puso una denuncia por estos hechos (me lo dijo a los dos días de poner la denuncia).

El tema es que si probábamos que esos recibos eran falsos, era muy probable que ganásemos el juicio. Pero claro, para probarlo hay que ir a la vía penal y detener el proceso de desahucio por unos 4-5 meses.

Y esta opción no la quería la propietaria.

Por tanto, tomamos la decisión de ir a juicio e intentar probar (mediante interrogatorio y otras pruebas) que esos recibos eran falsos. Pero no iba a ser fácil que declarasen en contra de ellas mismas.

Pero como ves, ir a juicio tenía riesgos, porque habiendo renunciado a ir a la vía penal, si no probábamos en el juicio de desahucio que los recibos eran falsos, había muchas posibilidades de perder.

El acuerdo

Pero había una opción muchísimo mejor que celebrar el juicio (por el riesgo que tenía el juicio).

Y se trataba de llegar a un acuerdo.

El acuerdo consistía en dar por terminado el contrato el 10 de febrero de 2024 y si los inquilinos cumplían y entregaban las llaves, se les perdonaba la mitad de la deuda (la deuda total es de 9.000€).

Y si no cumplían pues no se perdonaba la deuda y, además, se hace el desahucio en la fecha prevista por el juzgado, es decir, el 5 de marzo de 2024.

Pero si los inquilinos no iban al juicio no podría haber acuerdo, porque el abogado contrario solo llegaría a ese acuerdo si las inquilinas lo confirmaban presencialmente en el juzgado (para no meterse en líos, obviamente).

La suerte también juega

El caso es que a la hora del juicio no habían llegado los inquilinos (no podíamos cerrar el acuerdo sin su presencia) y el abogado contrario no los localizaba.

El juez decidió que entraran a nuestra hora los del juicio siguiente, porque por suerte estaban todos allí 20 minutos antes de su hora. Y entraron. Y su juicio se alargó algo más de la cuenta.

Bueno, pues por cosas del azar, resulta que los inquilinos llegaron media hora más tarde de la hora de nuestro juicio.

Cualquier otro día habríamos entrado a nuestra hora y no se habría podido hacer el acuerdo y tendríamos que haber celebrado el juicio (con el riesgo que conllevaba). Pero por suerte cuando llegaron estaban los siguientes, así que cuando salieron nos tocaba a nosotros entrar.

Y los inquilinos aceptaron el acuerdo justo antes de entrar, así que se dictó el acuerdo y todas las partes lo han ratificado.

En resumen, un juicio difícil y arriesgado que, por suerte o por desgracia, no se ha celebrado; y hemos llegado a la solución mejor para mi cliente. Y es la mejor solución porque es la única que les permitía poder recuperar la vivienda el 10 de febrero o, en el peor de los casos, el 5 de marzo.

Vivienda recuperada con éxito en Petrer

A la misma hora del juicio de Arganda tenía prevista una entrega de llaves de una vivienda en Petrer (Alicante).

Se trata de una demanda que puse frente a dos inquilinas que habían dejado de pagar.

Una de ellas no vivía en la vivienda, pero como habían firmado el contrato las dos tuve que demandar a las dos.

Hace unos días la inquilina que no vivía en la casa nos propuso quitar la demanda frente a ella si lograba que la otra entregase las llaves en el plazo de un mes. Y seguiríamos la demanda frente a la que sí vivía en la casa.

El propietario aceptó pero puso como condición que, de los 7.000 euros de deuda, se pagasen en ese acto 2.500 euros.

Y así ha ocurrido.

Hoy las inquilinas han entregado 2.500 euros y se ha firmado el documento de entrega de llaves y ahora tendré que anunciar al juzgado que el proceso solo sigue frente a la inquilina que sí vivía en la vivienda.

Y mi cliente está, como podrás imaginar, súper contento. Ya que se ha quitado de encima varios meses de espera.

Desahucio express

Nuestros servicios

  • Gestionamos desde el punto de vista legal el desahucio de un inquilino en vivienda de alquiler
    Desahucio express