Blog

Todo sobre arrendamientos y desahucios

Qué pasa si me voy antes de tiempo de la habitación que tengo alquilada

Publicado el

El irse antes de tiempo de una habitación de alquiler puede generar muchas dudas tanto en inquilinos como en propietarios, ya que el contrato de arrendamiento de habitación no se encuentra específicamente recogido en la ley de arrendamientos urbanos, lo que provoca bastante confusión.

Como sabrás, el alquiler parcial o por habitaciones es muy frecuente en ciertos sectores de población, como puede ser el de los estudiantes.

Sin embargo, este fenómeno se generaliza en época de crisis económica, dado que el pago del alquiler por una vivienda completa se hace verdaderamente difícil para muchísima gente.

 

Ley de arrendamientos urbanos o código civil

El alquiler por habitaciones es una figura no del todo bien regulada por nuestra legislación al no estar expresamente regulado en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Hay quien opina que se trata de un contrato regido por la LAU y hay quienes opinan que es un contrato regido por el Código Civil (CC).

Incluso, entre los que opinan que se rige por la LAU, hay quienes opinan que puede ser tanto contrato de vivienda como de uso distinto a vivienda y hay quienes opinan que sólo puede ser de ésta última modalidad.

Y todo ello debido a que la LAU no es concreta en esta materia.

Y al no ser concreta y quedar la cuestión en el aire, se producen muchas dudas entre inquilinos y arrendadores, pues no es lo mismo que el contrato de habitación se rija por la LAU o por el CC.

Y solo un juez será quien decida si tu contrato, analizando el caso concreto, está sometido a la LAU o al CC.

En mi opinión los contratos de habitación deben someterse a la ley de arrendamientos urbanos.

Mi opinión

En mi opinión el contrato de habitación queda al amparo de la ley de arrendamientos urbanos.

Así, estaremos ante un contrato de vivienda (aunque sea una habitación) cuando el inquilino vaya a utilizar la habitación alquilada (y las zonas comunes) como su vivienda habitual, como su hogar habitual.

Este concepto supone que no está de paso en esa habitación y que no tiene otra vivienda «esperándole» cuando se vaya de esa habitación, sino que esa habitación es su hogar habitual presente y, por el momento, futuro.

En muchas ocasiones puede ser difícil entender que una habitación pueda constituir la vivienda habitual de una persona, pero lo cierto es que en muchas ocasiones así es y el inquilino debe ser amparado por las normas protectoras que la LAU otorga a los inquilinos de los contratos de vivienda.

Por otro lado, cuando la habitación se alquile para que el inquilino la use temporalmente, entonces estaremos ante un contrato de uso distinto a vivienda (de temporada, en este caso), cuya significación más especial es que lo que prima en el contrato es la voluntad de las partes, es decir, el inquilino no recibe el mismo trato de favor por parte de la LAU que la que recibe el inquilino de los contratos de vivienda.

Contrato sometido a la LAU

Si el juez dijera que tu contrato está sometido a la LAU, en los casos en que el arrendatario o inquilino de un contrato de habitación incumpla la duración pactada, lo primero que habrá que determinar es si el contrato de habitación es de vivienda o de temporada.

Si el contrato de habitación es de temporada

Si el inquilino usa la habitación esporádicamente (es decir, no es su vivienda habitual), entonces la parte arrendadora podrá exigir el cumplimiento íntegro del contrato, es decir, podrá exigir al inquilino que cumpla con la duración del contrato.

Esto quiere decir que en caso de incumplimiento, el arrendador podrá quedarse con la fianza para darse por cobradas algunas de las mensualidades que resten hasta la finalización del contrato.

E incluso, si con la fianza no alcanzare a cubrir dicho incumplimiento, podrá reclamar al inquilino el importe de las rentas que falten por pagar hasta que llegue la fecha de finalización pactada o, por lo menos, hasta que vuelva a alquilarse la habitación.

Si fuera del tipo vivienda habitual

En ese caso el inquilino estará obligado a pagar a la parte arrendadora hasta el sexto mes de contrato (en caso de que se haya ido dentro de los primeros seis meses).

Pero si se va después del sexto mes, entonces podrá desistir libremente (siempre que preavise con 30 días de antelación a la efectividad del desistimiento), debiendo pagar indemnización sólo en el caso de que así se haya pactado en el contrato y siendo ésta de una mensualidad de renta por cada año de contrato que reste por cumplir, prorrateándose los periodos inferiores al año.

Contrato sometido al código civil

En el caso de que el juez estimara que el contrato está sometido al código civil y no a la LAU, se aplicaría una regla similar a la expuesta para el contrato de temporada, es decir, el propietario podrá reclamar al inquilino que le pague todas las rentas que falten hasta la finalización del contrato.

Lecturas

Si estás interesado en conocer con detalle todo lo relacionado con el contrato de habitación, te invito a leer el post El alquiler de habitación.

No olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros servicios

  • Gestionamos desde el punto de vista legal el desahucio de un inquilino en vivienda de alquiler
    Desahucio express