Te adjunto en este post un formulario o modelo burofax reclamando impago de alquiler al inquilino o arrendatario, en formato word editable, elaborado por mi, para que puedas reclamar al arrendatario moroso las rentas que te debe, con la ventaja de conseguir una prueba válida en juicio.

Es muy frecuente que el arrendador se pregunte si es o no es necesario enviar un burofax al inquilino reclamándole las rentas de alquiler impagadas (o las deudas por suministros impagadas de agua, luz, gas,…).

La enervación del desahucio

El principal motivo por el que el arrendador suele mandar un burofax al inquilino moroso es para evitar la enervación del desahucio.

Si quieres saber más sobre la enervación te dejo enlace a mi post La enervación en el alquiler, pero en resumidas cuentas la enervación es una oportunidad que la ley otorga al inquilino al que se le ha puesto una demanda de desahucio.

El mecanismo enervador consiste en que si el arrendador pone una demanda de desahucio, la ley otorga al inquilino un plazo de 10 días para pagar todo lo que debe. Y si lo hace habrá enervado (parado) el desahucio.

En este caso el inquilino podrá seguir en la vivienda o local (el desahucio solo se puede parar una vez mediante la enervación).

Evitar la enervación con el burofax

Pues bien, la ley permite una fórmula para que el inquilino no pueda parar el desahucio. Se trata de que el arrendador le envíe un requerimiento fehaciente (burofax con certificado de contenido).

En esta caso, si transcurren más de 30 días entre la fecha de recepción del burofax y la fecha de presentación de la demanda, entonces el inquilino ya no podrá enervar (parar) el desahucio.

No es tanta ventaja como parece

Dicho lo anterior, pudiera parecer al arrendador que está más que bien evitar que el inquilino pueda hacer esa “jugarreta”.

Aparentemente si.

Pero hay que valorar el “coste de oportunidad”, que no es otro que regalarle 30 días más sin pagar al inquilino.

Además, es frecuente que no recoga el burofax, por lo que ya se siembra la duda de si hay que mandar otro, de si servirá en el juicio el burofax que se ha intentado enviar, etc.

Conclusión

En mi opinión y por mi experiencia merece más la pena no embarcarse en la aventura del burofax y no regalar esos 30 días más sin pagar al inquilino, e interponer la demanda de desahucio lo antes posible, pues mientras antes se interponga antes fijará el juzgado la fecha para el desalojo del inquilino.

Pues al fin y al cabo, si el inquilino paga todo lo que debe tras recibir la demanda de desahucio y, por tanto, enerva (detiene) el desahucio, podrá seguir en la vivienda o local, pero va a ser condenado a pagar las costas del proceso, por lo que en realidad no son muchas las ocasiones en las que el inquilino opta por enervar (si acaso en locales en los que se ha hecho una inversión económica importante).

Modelo de burofax

Aún después de todo lo explicado, si estás dispuesto a pedir por escrito al inquilino que pague la deuda contraída, te dejo este modelo de burofax reclamando el pago del alquiler al inquilino, elaborado por mi, y en el que sólo tendrás que completar algunos datos para adaptarlo a tu situación.

Eso si, no olvides que es fundamental que a la hora de enviar el burofax, contrates estas dos opciones:

  • Acuse de recibo: el remitente recibe información del estado de su envío y recibe copia con la firma del receptor.
  • Certificación de contenido: con esta opción el remitente se está garantizando la veracidad del contenido que ha enviado, lo que es esencial a la hora de tener que probar en un hipotético futuro juicio que se ha enviado ese burofax y que el contenido del mismo es el que se dice que es y no otro.

El burofax puede ponerse en Correos.

El desahucio

Si has decidido no enviar el burofax o bien lo has enviado y han transcurrido los 30 días de espera sin que hayas cobrado la cantidad reclamada, tendrás que interponer una demanda de desahucio para poder recuperar la vivienda o local, siempre que el arrendatario no lo haya desalojado voluntariamente. Además, tendrás que valorar la posibilidad de reclamar o no las rentas impagadas.

Pero las distintas posibilidades no te las cuento aquí para no hacer innecesariamente extenso este post, por lo que puedes conocerlas (en vídeo y texto) en el post Opciones legales ante el impago de alquiler.

Ah, y no olvides que en nuestra sección Archivo Documental encontrarás multitud de contratos y modelos listos para que los utilices.

Y tu…¿has tenido que mandar alguna vez un burofax?

¿Cuál fue tu experiencia?.

¿te ha venido bien mi modelo burofax reclamando impago de alquiler al inquilino?